Me basta con leer tus palabras.

B946349B-BA18-4AE2-98E0-031092A7F783

Picasso decía que la inspiración nos encuentra cuando estamos trabajando. La primera vez que leí a Julio Cortázar fue en el secundario. Cada palabra me encendía. Era una adolescente enamorada de la escritura, de la fantasía y la dualidad de Cortázar.

Sometida entre los románticos y perversos cuentos de Bestiario, fantaseaba con vestidos hilados de letras y palabras. Suaves por momentos y bruscas por otros, que me dejaban desnuda de repente y me salvaban al instante siguiente envolviéndome entre ritmos literarios y deseo.

Sólo los románticos, los vaqueros y los amantes nos extasiamos abrasados por el arte y la literatura.

Esos pequeños saltos de emoción y astucia inspirados al leer una obra por primera vez son como perder la virginidad y la inocencia. Transitás por un dominó de sensaciones hasta que te entregás a la prosa.

Podemos leer incontables libros, cuentos, poemas e historias a lo largo de nuestra vida y nunca despedirnos de la fantasía, el deleite y la sorpresa. Por otro lado al sexo nunca más lo vamos a experimentar con total pureza otra vez.

Querido Cortazar, escritores y artistas que insisten en inspirar, en amar, en contarnos sus más oscuras perversiones e iluminarlas con romanticismo y ficción, son mi verdadero amor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s